Secretos empresariales


Frecuentemente se plantea en el ámbito jurídico la discusión respecto a qué tipo de información empresarial puede considerarse o no secreta.

La discusión tiene relevancia por cuanto calificar o no como secreta determinada información puede dar lugar a que nos encontremos ante supuestos de competencia desleal, en los que se considera desleal cualquier conducta que consista en la divulgación o explotación (obviamente sin autorización del titular) de secretos empresariales o industriales a los que se haya tenido acceso legítimamente (con deber de reserva) o ilegítimamente (Artículo 13 de la Ley de Competencia Desleal).

En el ámbito penal también tiene una notable incidencia por cuanto la divulgación, cesión o revelación sin consentimiento de secretos ajenos o de empresa de los que se haya tenido conocimiento como consecuencia de la relación laboral o profesional está tipificada en el Código Penal con penas de prisión y multa (Artículos 199.1, 278.2 y 279 del Código Penal).

Es evidente que los conocimientos técnicos y la información empresarial no divulgada (secretos comerciales) merecen una especial protección y así lo entendió la UE al aprobar la Directiva 2016/943, que busca adoptar medidas contra la obtención, utilización y revelación ilícita de esta información.

El Ministerio de Justicia está tramitando un Anteproyecto de Ley para la transposición de esta directiva europea a fin de incorporar la misma al ordenamiento jurídico español. El plazo límite para la citada incorporación acaba el próximo 9 de junio.

En dicho anteproyecto se define el secreto empresarial a proteger como cualquier información relativa a cualquier ámbito de la empresa (incluido el tecnológico, industrial, comercial, organizativo o financiero), que reúna las siguientes características:

  1. Ser secreta
  2. Tener valor empresarial precisamente por ser secreta
  3. Haber adoptado medidas razonables para que siga siendo secreta

También se prevé qué tipo de actividades se considerarán una violación de secretos empresariales, qué acciones se podrán ejercitar contra dicha violación y las consecuencias de la misma, incluido el cálculo de los daños y perjuicios que podrán reclamarse.

Seguiremos atentos al trámite parlamentario de este anteproyecto.

 

.